MEDIOS VISUALES

ESTA PAGINAIESTA PAGINA DIVULGARA VERDADES DE HECHOSREALES

Martes, 25 Octubre 2011

Martes, 25 Octubre 2011 19:18:53 GMT

tesis de grado

op h1 { color: rgb(54, 95, 145); page-break-inside: avoid; }h1.western { font-family: "Cambria",serif; font-size: 14pt; }h1.cjk { font-family: "Times New Roman",serif; font-size: 14pt; }h1.ctl { font-family: "Times New Roman",serif; font-size: 14pt; }p { }p.western { font-family: "Arial",sans-serif; }p.cjk { font-family: "Times New Roman",serif; }p.ctl { font-family: "Arial",sans-serif; }a:link { color: rgb(0, 0, 255); text-decoration: none; }



REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACION UNIVERSITARIA

UNIVERSIDAD BOLIVARIANA DE VENEZUELA

ALDEA UNIVERSITARIA UNEARTES

P.F.G.COMUNICACION SOCIAL

UNIDAD CURRICULAR: PROYECTO IIII

PROYECTO IV










Época de oro. ¡El tren, allá viene el tren ¡… . Cortometraje sobre el ferrocarril de Caracas (estación de Caño Amarillo (1800), realizado por los estudiantes de la UBV (2011 )





Cabrera José

Escobar Beatriz

González Roberto

Márquez Rosa Íris

Morales Pedro

Noguera Mercedes

Peinado Cruz


Tutora: Msc. Jennifer Martínez




Caracas, Octubre 2011








Planilla de valoración



Fecha:


Escuela de Comunicación Social


Universidad Bolivariana de Venezuela


En nuestro carácter de jurado del trabajado de grado titulado:


Época de oro. ¡El tren, allá viene el tren ¡… . Cortometraje sobre el ferrocarril de caracas 1800, realizado por los estudiantes.




Cabrera José

Escobar Beatriz

González Roberto

Márquez Rosa Íris

Morales Pedro

Noguera Mercedes

Peinado Cruz



Que les permite optar titulo de Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Bolivariana de Venezuela, dejamos constancia de que una vez revisado el mencionado trabajo y sometido éste a presentación y defensa públicas,se le otorga te la siguiente calificación:




Calificación final: En números En letras


Observaciones








Presidente del Jurado Tutor Jurado


AGRADECIMIENTOS





Gracias a Dios creador del universo y dueño de nuestra vida .

A todos los padres, del grupo de este cortometraje, que siempre nos han dado su apoyo incondicional y a quienes debemos este triunfo profesional, por todo su trabajo y dedicación para nuestra formación académica y sobre todo humanista y espiritual. De ellos es este triunfo y para ellos es todo nuestro agradecimiento

A toda nuestra familia, por todo su gran apoyo para con cada uno de nosotros.

A la UBV, la Máxima Casa de Estudios, y al PFG comunicación social que permitieron desarrollar este trabajo de tesis y adquirir mucha experiencia profesional.

A todos nuestros amigos, amigas y todas aquellas personas que han sido importantes para nosotros durante todo este tiempo. A todos nuestros profesores que aportaron a nuestra formación. Para quienes nos enseñaron más que el saber sobre la realización de cortometrajes, a quienes nos enseñaron a ser lo que se aprende en salón de clase y a compartir el conocimiento con los demás. A todas aquellas personas que de una u otra forma, colaboraron en la realización de este cortometraje Época de oro. ¡El tren, allá viene el tren ¡ ,hacemos extensivo nuestro más sincero agradecimiento








A todos. . .



MIL G R A C I A S









INTRODUCCIÓN



Como se realizo el ferrocarril y como se desintegro.

El medio alternativo de comunicación de la capital con el litoral fue por 70 años un ferrocarril. Desde 1854 comenzaron las negociaciones con el objetivo de contratar la construcción de una línea ferrocarrilera entre Caracas y el puerto de La Guaira y obtener los fondos para su financiamiento. Después de múltiples intentos fallidos sería Antonio Guzmán Blanco quien lograría suscribir, en 1880, un contrato con William Pile, socio de James Perry & Co., y la empresa La Guaira and Caracas Railway Company Limited de Londres, para la construcción de la vía férrea. Para ese momento ya se había inaugurado un balneario en la población de Macuto cercana al puerto de La Guaira y estaba en construcción la residencia de recreo del Presidente de la República. La construcción del ferrocarril estuvo llena de innumerables conflictos técnicos, especialmente en relación con modificaciones de la ruta, pero también por la contratación de las obras así como por los aumentos y las alteraciones en las obras a ejecutar. Por otra parte, la obra siempre tuvo que lidiar con las amenazas de Guzmán Blanco de incautar el ferrocarril en el caso de no estar terminado para el 30 de junio de 1883, fecha acordada para su inauguración dentro de las celebraciones del Centenario del Natalicio del Libertador .

El ferrocarril entró finalmente en servicio al público carga y pasajeros el 27 de septiembre de 1883, con un recorrido de 36 Km. desde la estación Caracas en Santa Inés, conocida como Caño Amarillo. Se trataba de una vía de montaña con estructuras elevadas y túneles, reconocida como una gran obra de ingeniería de la época . La mayor parte de los nueve puentes era de hierro (las columnas y estructuras de soporte) y de madera (el tablero); incluyendo el viaducto de Pariata, de 162 metros de luz, inicialmente de mampostería y madera, reconstruido posteriormente con vigas de acero y cerchas apoyadas sobre torres metálicas y estribos de concreto. El ancho entre rieles de la vía era de 0,915 metros, es decir, una línea de trocha angosta. También se ejecutaron 8 túneles con un total de 365 metros de longitud, el más largo de 95 metros; se instalaron 60.000 durmientes de madera, y se efectuaron banqueos y terraplenes por más de un millón y medio de yardas cúbicas. La línea férrea fue extendida hasta el vecino balneario de Macuto, en una longitud de ocho kilómetros, inicialmente mediante concesión a la firma James Perry & Co., pero ese tramo sería finalmente terminado en 1885 por una Junta de Fomento designada por el Gobierno. Poco después de su inauguración, la competencia por pasajeros y mercancías entre el ferrocarril y la carretera llegó al límite de lo absurdo cuando, el 18 de febrero de 1884, mediante Decreto, se cerró la carretera al tráfico de carros "para no perjudicar al ferrocarril", es decir, para no perjudicar los intereses de Guzmán Blanco. Tal decisión resultaría nefasta tres años después, cuando en 1887, debido a torrenciales aguaceros, la vía del ferrocarril quedó intransitable al igual que la carretera abandonada. Caracas permaneció aislada de su puerto y su balneario por varios meses. La crisis de accesibilidad a la capital obligó al gobierno a adoptar medidas de emergencia para reabrir la carretera, y a suscribir un convenio con la empresa del ferrocarril que la obligaba a su mantenimiento y a garantizar el tránsito expedito, a fin de utilizarla como vía alterna efectiva.

Ya con Juan Vicente Gómez en el poder, este tipo de problemas llevó a retomar nuevamente la construcción de carreteras, para privilegiar de manera definitiva el modo de transporte automotor sobre el transporte ferrocarrilero, que había sido impulsado durante la última mitad del siglo XIX. Esta decisión tecnológica estuvo acompañada como anotamos por la inauguración de la primera fábrica de cementos en 1909; una de neumáticos en 1939; el inicio de la producción de derivados asfálticos para la pavimentación de vías en la refinería de Amuay en 1950 y, cinco años después, la entrada en producción de la planta de hidroformación catalítica fluida en la misma refinería, lo cual permitió la producción de gasolina de alto octanaje.

El ferrocarril Caracas-La Guaira fue abandonado definitivamente en 1952, poco antes de entrar en servicio la Autopista, la impactante obra de ingeniería que pondría a Caracas a 17 Km. y 15 minutos de su puerto.

La empresa quedó adscrita al Ministerio de Obras Públicas. El Decreto de nacionalización fue firmado el 21 de noviembre de 1926. www.bnv.bib.ve/ferrocarril.htm


Relatos de viajeros.


Entre los relatos de los viajeros llegados a Venezuela en los tiempos que cambiaban del siglo XVIII al XX abundan descripciones de los sistemas de comunicación y transporte en el país. Los relatos reales tanto como los de los novelistas, cantantes se refieren a la llegada de viajeros al país, al traslado a Caracas de quienes llegaban desde el extranjero o desde el interior del país, contienen apreciaciones del paisaje urbano y de sus pobladores, así como también de sus dificultosos recorridos por sus costas, ciudades (
magazine El Cojo Ilustrado). Fuente : www2.scielo.org.ve

Efectivamente, El Cojo Ilustrado proporciona apreciaciones bien cercanas de los medios de comunicación, como los tranvías o las estaciones de las principales líneas ferroviarias, de nuevos edificaciones en las principales ciudades, como mercados o puentes, del uso de los espacios públicos más relevantes y, en general, de la divulgación de las modernidades logradas o deseadas por los habitantes del país. Todo ello mediante la publicación sin prejuicios de vistas de Caracas, Maracaibo, Valencia -así como de una buena cantidad de parajes extraurbanos - junto a las preciadas imágenes de París, Roma, Atenas o Chicago. Se trata de un imaginario periodístico, a veces en términos similares a los del ensayo literario, que en muchos casos viene a complementar las fuentes técnicas tradicionalmente disponibles para los historiadores de la arquitectura y las ciudades venezolanas.

La llegada a Caracas.

El arribo de Jenny De Tallenay a La Guaira, que "no posee en realidad un verdadero puerto", parece realmente una gran aventura, pues habiendo anclado lo suficientemente distante de la costa para evitar el fuerte oleaje, los viajeros debían bajar a la lancha que los llevaría a tierra firme, "no sin grandes trabajos a causa del balanceo incesante cuyos sobresaltos inesperados nos exponían a una zambullida que era necesario evitar.


La viajera francesa llega a Caracas en 1878. Pocos progresos técnicos describe entre sus Recuerdos, pues apenas comenzaba el proceso de modernización guzmancista. Encuentra un inmenso territorio apenas poblado con tres millones de personas, con escaso público merecedor de grandes empresas, un país rural con mínimos visos de industrialización en sus pequeñas ciudades. Sería ese un tiempo que compartirían los padres de Thomas Russell-Ybarra, el General Alejandro Ibarra y Nelly Russell, hija del embajador norteamericano, recién llegada a Caracas con sus padres y hermanas.

En el muelle, protegido por un largo rompeolas que suplía la carencia de condiciones naturales del puerto, los pasajeros tomaban un pequeño tranvía, en el cual eran conducidos al salón principal de la llamada Corporación del Puerto; en inglés, La Guaira Harbour Corporation. Sobre la puerta principal, ondeaba imperioso y pugnaz el pabellón británico. Inglés.

William Eleroy Curtis, periodista norteamericano encargado de explorar la cultura y algo del territorio venezolano, en busca de buenos negocios para algunos de sus compatriotas, describe el país que encontrara en 1896. De los medios para comunicarlo con el resto del mundo afirma:

Hay vapores grandes y cómodos que navegan a Nueva York y regresan cada diez días, el correo funciona regularmente, hay comunicación cablegráfica y los que deseen visitar las islas del Mar Caribe y los puertos sobre la Tierra Firme Española pueden ir y venir en embarcaciones europeas casi a diario. (William Eleroy Curtis).

Efectivamente, un puerto que recibiera adecuadamente las naves cargadas de viajeros fue un paso importante para acercar a algunos venezolanos y a muchos caraqueños a toda suerte de modernidades: bienes, servicios y trajines de la vida moderna.

Sin duda, la obra técnica que más impresiona a los viajeros es el Ferrocarril de La Guaira a Caracas y con razón, pues se trata de un logro técnico trascendental. Jenny De Tallenay hace el viaje desde La Guaira a Caracas en coche, siguiendo un peligroso camino, pero una nota al pie aclara que el trayecto "ya no se hace en coche: un ferrocarril que une las dos ciudades ha sido inaugurado el 27 de junio de 1883. De un segundo viaje a La Guaira, la francesa observa la notable actividad en tomo a la construcción del ferrocarril.

Una nube de trabajadores había puesto manos a las obra, aplanando el suelo, horadando el monte, llenando los valles con enormes derrumbes, penetrando la roca que cedía bajo el pico o estallaba al ruido de las explosiones de la pólvora. Se trazaba una vía para los trenes de vapor que deben pronto circular entre La Guaira y Caracas. (Jenny De Tallenay)

La francesa se manifiesta informada de las aventuras y desventura de este proyecto, reto personal del mismo Guzmán Blanco y reto también para los profesionales que emprendieron su realización. La familia Russell vería aún muchos más contrastes entre el escabroso camino recorrido con tracción animal entre el puerto y la ciudad, pues su segunda generación llegaría a transitar la carretera que durante años recorrieron automóviles entre uno y otro lugar.

El viaje por carretera lo describe María Eugenia Alonso en la larga carta en que relata la llegada a su país, pero también en ese relato encontramos la amena descripción del ferrocarril:

El viaje de Macuto a Caracas, Cristina, es atrevida excursión por la montaña que dura casi dos horas. Para hacer esta excursión escalan la montaña y se la disputan juntos la carretera y el tren. El tren que es pequeñito y angosto, corre sobre unos rieles muy unidos, y para correr sobre ellos tiene rastreos ondulantes de serpiente y a ratos también tiene audacias de águila. Antes de emprender el vuelo anda primero junto al mar muy cerquita de las olas, entra por lo aledaños de la Guaira y del vecino pueblo de Maiquetía, da unos cuantos rodeos indecisos y es después cuando se lanza a conquistar la montaña. (Teresa De la Parra)

La audacia técnica de este pequeño tren, que tal vez por pequeño sería el único que podría surcar exitosamente escollos geográficos como los de la Cordillera de la Costa, es reseñada con orgullo por los editores de El Cojo Ilustrado:

El ferrocarril de Caracas a La Guaira fue obra cuya cabal ejecución se puso en duda hasta el último momento, tal era de atrevida la empresa por las dificultades excepcionales de la vía señalada para construirlo. Y con efecto, muy pocos son los ferrocarriles que en el mundo puedan ostentar pasos tan peligrosos como el que representa nuestro grabado, verdadera sima en que se juega la vida cada vez que sobre ella se pasa pareciéndonos un milagro que el tren que se ve en la pintura no tenga necesidad de caer en el abismo. Por otra parte, es camino muy admirado por el extranjero y ya célebre su construcción en los fastos de la ingeniería.

La carretera paralela pareciera no tener el encanto que si tenía la vía férrea. La moderna vía macadamizada, con puentes y alcantarillas de concreto -para lo cual fue exitoso conejillo de Indias- no tendría para muchos la romántica imagen del reto vencido por el ingeniero decimonónico.

Es más franca y menos audaz que el tren, camina también un rato junto al mar y los rieles, pasa por los dos pueblos, se aparta luego de todos y entonces ella sola en blancas espirales va enlazando la montaña con su cinta de polvo. (Teresa De la Parra)

Nos complacemos en recordar que entre los numerosos profesionales de la ingeniería que hicieron posible la vía férrea que comunicaba la capital con su puerto, se encuentran los nombres de numerosos venezolanos. Sin embargo, el capital extranjero hizo siempre patente su poder en las empresas de predominio técnico que hubo en el país, tal como resuena en el relato de fin de viaje de Alfonso Ribera entre Mérida y Caracas:

Sosegó el tren la marcha y los viajeros empezaron a descender a la ancha plataforma de la Estación del Ferrocarril Inglés. También como la Corporación del Puerto, la vía férrea que unía La Guaira con Caracas, era privilegio de una compañía británica. La que de ahí mismo partía para Valencia era de una sociedad alemana. Las grandes empresas que operaban en la capital eran también extranjeras: los tranvías, la luz eléctrica, los teléfonos. Venezuela era un país políticamente independiente, pero el capital extranjero lo rodeaba como un pulpo. (Mario Briceño Iragorry).


La Estación, más cargada de emociones que de pasajeros y mercancía, era la de la estación Caño Amarillo capital de Venezuela esto es publicado en (El Cojo Ilustrado).

Damos hoy la vista del exterior de este ferrocarril, lugar de amena reunión de la mayor parte de las familias caraqueñas que concurren allí en son de despedir a sus deudos y amigos; o que corren alegres a dar la bienvenida a quienes son esperados con afectuosa impaciencia. Muchas lágrimas o muchas sonrisas entristecen o alegran aquella simpática estación.



Unas de las tantas anécdotas del fabuloso ferrocarril fue la del Cantante Carlos Gardel.


Desde el Hotel "Miramar" Gardel y su comitiva se dirigieron hasta la estación de trenes de La Guaira -ubicada frente a la Aduana-, donde la comitiva emprendió viaje en tren, conducido por el señor Francisco Delgado Martínez, y soportando un caluroso trayecto de dos horas -de 1:30 a 3:30 p.m- hasta Caracas, por más que a Gardel como es obvio le asignaran un vagón especial para el viaje.

El señor Martínez contó en una oportunidad que Gardel ese día vestía "traje gris, bufanda liviana de colores y sombrero claro de fieltro". También recordó que el Cantor se asomó varias veces a la ventanilla del tren, admirando el paisaje y retribuyendo el entusiasta saludo del público.

En Caracas.

Al arribar a la estación Caño Amarillo en Caracas, el tren fue literalmente invadido por admiradores impacientes y Gardel debió ser resguardado por sus acompañantes. La Banda de Música "Ayacucho Nº 1" interpretaba pasodobles y valses criollos .

El recibimiento fue apoteósico. El gentío que se había agolpado en la estación del ferrocarril, estaba dispuesto a cualquier cosa con tal de ver a Carlos Gardel. En un momento dado fue tal la presión del público, que los instrumentos de la Banda volaron por los aires, rodando decenas de personas por el suelo y resultando muchos con magulladuras y lesiones.

Las plantas del jardín de la estación ferroviaria fueron pisoteadas. Debió intervenir la policía y en los forcejeos, hasta el propio Alfredo Le Pera fue golpeado por error por un agente del orden. Y así, en medio de ese gran tumulto, los viajeros lograron refugiarse en los automóviles que les aguardaban, y partieron hacia sus alojamientos en el Hotel "Majestic". Hoy no existe pero en la época, era "el más moderno y mejor situado", según las promociones de turismo.

Tomando en cuenta este trabajo de investigación desarrollado por los estudiantes de nuestra Alma Mater, consideramos que al realizar este cortometraje es un homenaje tanto para nuestra institución como para la comunidad del sector Caño Amarillo.

Con respeto a las metas de este trabajo, nuestro objetivo general, como señalaremos mas adelante, será en realizar un cortometraje , Época de oro. ¡El tren, allá viene el tren!.Respetando su esencia original y agregándole algo de ficción para la atracción del espectador. Para lograr esto es necesario realizar una investigación existente sobre la historia del ferrocarril del siglo XVIII, para luego realizar las modificaciones técnicas y literarias necesarias para el cortometraje, Época de oro. ¡El tren, allá viene el tren!.

Tratando de acercanos al resultado de lo que seria en la actualidad filmar en película de 35 milímetros, utilizaremos la tecnología ProHD, presentada por las últimas generaciones de cámaras de video de alta definición. Se grabará a 720 líneas de exploración progresiva por 1280 píxeles por línea, a una velocidad de 24 cuadros progresivos (no entrelazados). Tal vez el cambio más evidente dentro de este cortometraje es la inclusión de los colores y la tecnología de la ficción entre la época del mismo como elemento narrativo .

En este informe, encontraremos un marco Teórico donde se resumen los términos en los que se creo Época de oro. ¡El tren, allá viene el tren!. Siglo XVIII, apoyados con comentarios de diversas fuentes vivas. Luego definiremos la aproximación teórica al hecho cinematográfico.

Luego, en el Marco Metodológico, encontraremos todo lo relacionado con la parte práctica de esta tesis de grado: la realización del cortometraje. Esta parte del tomo ésta compuesta principalmente por el libro de producción de la película corta, en la cual se especifican todos los aspectos de preproducción, producción y posproducción llevados a cabo para terminar la pieza, así como las conclusiones finales, en una copia en formato DVD.



TIENEN MUCHO MATERIAL DEL PROCESO HISTORICO DEL FERROCARRIL, Y NADA DE LA INVESTIGACIÓN COMO TAL, ASI QUE POR FAVOR RESUMAN TODO ESE PROCESO Y PASENLO AL MARCO TEORICO, NO DEBE ESTAR TAN AMPLIO EN LA INTRODUCCIÓN































MARCO TEÓRICO

CAPÍTULO I: Época de oro. ¡El tren, allá viene el tren! (1800)

I.1. El primer ferrocarril venezolano



Los estudiantes del PFG de Comunicación Social de la Universidad Bolivariana de Venezuela tienen la iniciativa de realizar un cortometraje. Para esta tarea, buscamos a '??????????????????????????????? que tienen experiencia en el mundo de audiovisual ¿???????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????.


Posteriormente, la idea argumental de esta película corta se analizaría en varias sesiones por un grupo de estudiantes Comunicación Social hasta estructurar un guión literario.



A partir de este guión, realizaremos el guión técnico, también con la responsabilidad de dirigirlo y editarlo. Tocando algunas puertas logramos la colaboración de ¿?????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????.




Una vez que la historia estuvo resuelta literal y técnicamente, se procedió a armar los equipos, que como fulano había planteado en concordancia de nosotros debían organizarse de la misma manera que en un largometraje profesional. De esta forma se dividieron, en una primera instancia los cargos en: Dirección, Asistentes de dirección, Producción Asistentes de Producción, Cámara, Script girl, Eléctricos, Maquillaje, Estenografía, Utilería Y Relaciones Públicas. Posteriormente, en el proceso de preproducción se completarían los departamentos.





Todo el grupo de universitario vive por primera vez la experiencia de participar en la producción de esta película. Filmar en 35 milímetros, en locaciones reales y ficción como será en la zona de Caño Amarillo, adyacencias y sitios que tengan que ver con relación al ferrocarril de Caracas-Guiara(estación Caño Amarillo),fueron algunas de las novedades para este grupo de universitarios. También tuvimos que realizar nosotros mismos todo el proceso de diseño y decorado.


El proceso de filmación comenzó el 30 de octubre 2011, y finalizo el 21 de Diciembre del mismo año.


El cortometraje " Época de oro. ¡El tren, allá viene el tren!" trata sobre la el auge que causo el ferrocarril en Venezuela, su llegada, su desenvolvimiento, desarrollo y su triste final para nuestro país.


Queda claro que el plano semántico de la pieza es bastante cargado. "Es un cortometraje ambicioso, de corte artística y depurada técnica. Es un intento serio de realizar un estilo de cine intimista, cargado de símbolos e influencias". (F.Rubartelli, Francisco Catalano, Alexey Rojas Barroso, UCAB, Escuela de Comunicación Social, Artes Audiovisuales, Enero 15, 2008).


Época de oro. ¡El tren, allá viene el tren¡ . Es un cortometraje muy importante, no sólo por haber sido realizado con esta rigurosidad técnica sino por haber sido también el primer corto universitario del sector Caño Amarillo, la Aldea Universitaria Uneartes, aspecto que vale la pena enfatizar siendo futuros egresados Ubevistas.


I.2 Sinopsis


Los estudiantes de Comunicación Social de la Universidad Bolivariana de Venezuela, estaban en la búsqueda de información para su tesis la misma era sobre el Ferrocarril Venezolano específicamente del sector "Caño Amarillo", llegaron a una biblioteca de la ciudad de Caracas allí hurgaron sobre dicha historia.



Abriendo uno de los libros de historia que habían en la biblioteca, salió de él una luz incandescente, entraron todos en la historia que ellos estaban leyendo la del ferrocarril, allí cada unos de ellos; los estudiantes conocieron a personajes de la historia como anécdotas de los protagonistas, paisajes de la historia la importancia que tenia esta para Venezuela en su época su desenvolvimiento ¿Porque fue abandonado y desaparecido el ferrocarril? y luego de este recorrido. Vuelven de nuevo a la actualidad y comprenden que por esa razón el gobierno bolivariano retoma nuevamente la importancia de las vías férreas para nuestro país.






III.3 Ficha Técnica





Género: Cortometraje de ficción

Fecha de Filmación: 2011

Formato:…………………….

Duración………………………………..

Director…………………………………..

Guión………………………………..

Producción:………………………………………..

Director de Fotografía………………………………….

Música………………………….

Montaje…………………………….

Reparto………………………………..


























CAPÍTULO II : HIPÓTESIS SOBRE HISTORIAS VENEZOLANAS .


Se ha decidido titular esta primera parte del capítulo de esta forma, ya que la intención es tratar este hecho cinematográfico como una conjetura el documental, con su respectiva animación en pocas palabras un toque de ficción como género. Mediante las investigaciones, hemos detallados quienes escriben informaciones acerca de historias o hechos de épocas es que no hay una base suficientemente clara y precisa sobre las definiciones de cortometrajes documentales, y por lo tanto se decidió mostrar distintas concepciones, intentando adecuar algunas al propósito de este trabajo de grado, y así establecer un marco de referencia útil para la elaboración de esta versión del cortometraje Época de oro. ¡El tren, allá viene el tren!. Sobre esto, David Cabrera (2011), es necesario para encontrar nuestra identidad cinematográfica y cultural", afirma el joven cineasta, venezolano .



Orígenes: Luis Lumière y el cinematógrafo (antes de 1900)

Hacia 1894 varios inventores estaban en la carrera por desarrollar nuevos aparatos para capturar el movimiento a partir de fotografías, entre los cuales se encontraban el norteamericano Thomas Alva Edison y los hermanos franceses Lumière . Estos últimos conseguirían el triunfo en 1895 con su aparato: el "cinématographe", o cinematógrafo . Éste era portátil y pesaba tan solo cinco kilogramos, frente al gigantesco "Kinetoscope" o kinetoscopio de Edison, que requería de varios hombres para moverlo de un sitio a otro y estaba generalmente anclado al suelo en una especie de estudio.

Sin embargo, este cine se llamó más adelante cine documento porque si era cierto que mostraba imágenes de la realidad, no mostraba un punto de vista claro de ella ni intentaba una dramaturgia propia; eran sólo planos que estaban acorde con la evolución en ese momento del lenguaje cinematográfico, esas filmaciones no son documentales. El término documental le fue atribuido más adelante a John Grierson quien, además de hacer varias obras, teorizó sobre el tema.

El cine documental y el cortometraje de ficción

Las cineastas que están cada vez produciendo cine documental o corto de ficción parten de la intencionalidad de incorporar el tema de mujeres dentro de la industria del cine dejando traslucir una imagen de mujer no sólo como objeto de representación, sino también como "sujeta activa" de lo representado.


En la actualidad, hay más similitudes que diferencias entre cortometraje de ficción y cine documental, tienen en común el tiempo breve, planos con pocos personajes no profesionales, mirada de una cámara única que se dirige a uno y otro lado y montaje discontinuo, pueden narrar una historia o captar un testimonio. Es decir, se filma historias ficcionales con montajes de documental. Las condiciones del relato cinematográfico no exigen que los hechos sean reales o irreales sino verosímiles o inverosímiles. Lo mismo que un documental hecho con elementos propios que lo definen pero con secuencias que son de ficción. Lo que identifica al documental no es el tema sino el "método documentalista": deseo de capturar, no el orden de precisión.


El cine documental y el cortometraje de ficción tienen particularidades en común y otras propias, por ejemplo se pueden descifrar en que el ojo de la directora o el director con su cámara al hombro utiliza la misma técnica en ambos, es decir, capturar con una sola cámara la situación a relatar. El documental se presenta con la mirada de alguien que lo ha vivido, en cambio en el cortometraje de ficción no se tiene esa sensación pero en todo caso la técnica es la misma, difiere la narrativa.


La fórmula de la garantía documental radica en: que el actor y el personaje sea uno solo, que el vínculo cuerpo-palabra-sujeto-experiencia-vida quede garantizado, que la película sea el documento de esa incidencia.
Al filmarse la autora o el autor redefine la especificidad del documental como relación con el cuerpo filmado, impone una prueba más de la esencia documental de la película, capaz de producir un efecto de verdad indiscutible.

La idea de que el arte cinematográfico realizado por mujeres, formadoras de procesos culturales sea valorado como patrimonio cultural de la región permitiría abrir un espacio para la producción y circulación de este bien simbólico y que opere como correa de transmisión de valores desde un enfoque crítico a los roles sexuales deshistorizados.


Por todo lo expuesto, resulta concluyente la necesidad de que las mujeres produzcan cultura, generen una mirada propia sobre ellas mismas, sobre los hombres y sobre el mundo que las rodea, pero también que sean reconocidas y apoyadas por el público y las instituciones estatales en la necesidad de un cambio de propuestas cinematográficas y en este caso particular en el espacio regional.
Creemos que es un largo camino la innovación del cine, con aciertos -como los cortos analizados- y desaciertos, contradicciones que son parte de un proceso en la búsqueda de una identidad propia, cultura, tradición, entre otros. (Asociación de Realizadores Audiovisuales de Neuquén). Annette Khun, Laura Mulvey, Teresa de Laurenti,(2003).


Una vez comentado acerca de estos cineastas es importante empezar acercarse a definiciones que ilustren un poco

Reflexiones finales

La ficción documental es lo que han encarado como proyecto colectivo mujeres y varones cineastas en Neuquén. Su intensión es mostrar algo creativo, de repensar el cine actual.


Si bien hay un intento de innovar en la producción de cortos de ficción, cortos animados - combinación entre dibujo e imágenes fotográficas- en general hemos observado que las mujeres terminan reproduciendo viejos estilos, un collage de circunstancias y contextos que salvo
Marcadas , o Algo más que dos y en menor medida Un paseo en coche (los cortos seleccionados) no producen un cambio con respecto a los modelos de representación de las relaciones genéricas.
Rescatamos de igual forma ese intento de las jóvenes cineastas, que en un medio provincial, con pocos recursos llevan un ritmo de producción colectiva en la dinámica de la Asociación de Realizadores Audivisuales de Neuquén.
Repensar el cine de mujeres significa atreverse a romper con las representaciones estéticas imperantes, definir el espacio tanto público como privado donde circulan las mujeres con una nueva lógica en la construcción del sujeto social femenino. Hay una necesidad imperiosa de resignificar las figuras de mujeres en la cimentación de nuevas identidades.


La idea de que el arte cinematográfico realizado por mujeres, formadoras de procesos culturales sea valorado como patrimonio cultural de la región permitiría abrir un espacio para la producción y circulación de este bien simbólico y que opere como correa de transmisión de valores desde un enfoque crítico.



II.2 Y entonces vamos a definir.

El documental es un género cinematográfico y televisivo, realizado sobre imágenes tomadas de la realidad. La organización y estructura de imágenes, sonidos (textos y entrevistas) según el punto de vista del autor determina el tipo de documental.

Un cortometraje es una producción audiovisual o cinematográfica que dura sustancialmente menos que el tiempo medio de una película de producción normal.

Una de las finalidades del cortometraje es conseguir la atención del espectador desde el primer plano, a través de la historia que se le presenta, y "soltarlo" de manera sorpresiva, absurda, violenta, humorística, inexplicable, nostálgica, es decir, que "movilice" al espectador.

Si bien no existe una norma estricta, una posible clasificación por tiempo podría hacerse de este modo: La duración de los cortometrajes va desde menos de un minuto hasta los 30 minutos. Las películas de entre 30 y 60 minutos son mediometrajes. Según la Real Academia Española, a partir de una hora de duración se las considera largometrajes.
Haroldo Conti (2001).

II.3 Un paseo por algunos cortometrajes famosos



El Héroe, L.C. Carrera, México 1993

En los inicios del cine, las primeras producciones, fueron cortometrages de tipo documental y con el tiempo se incursionó en el mundo de la ficción. Estas primeras creaciones, dependían enteramente de la duración del rollo de película, que en aquellos tiempos no era mayor a los 10 minutos.

No obstante, el cortometraje nunca desapareció; se convirtió en un género cinematográfico aparte, con un lenguaje propio que desarrolló gran fuerza expresiva y dramática gracias a la capacidad de sintetizar historias. De esta manera, hoy en día un cortometraje puede ser documental o de ficción, caracterizándose siempre por su breve duración, que puede ir de 1 a 30 minutos (de 30 minutos a una hora se consideran mediometrajes, y de más de una hora de duración largometrajes).

En nuestro país, el cortometraje se ha caracterizado sobre todo por acompañar la historia del México moderno, principalmente como documentales que hoy en día tienen el valor de archivos históricos. Bajo particulares condiciones de producción, escasos presupuestos, formato reducido, relatos concisos, pocos días de rodaje, y su gran capacidad para sorprender con unas cuantas imágenes en pocos minutos, el cortometraje viene a llenar huecos y a formar cineastas. Este estilo ha impregnado a sus realizadores de la sapiencia para comprender el valor de su brevedad y ha extraído fuerza de esas aparentes limitaciones de tiempo y espacio para convertirse en una obra que respira por sí misma, independiente y fuerte.















Cine venezolano: cortometrajes

Zambrano, Iván

Libro-catálogo que contiene 245 films de cortometraje producidos en el país entre 1967 y 1983. A través de la introducción, el autor explica que es a partir de 1965 cuando aparece en el país un tipo de cortometraje crítico, militante, donde la forma y recursos escasos son características que responden a la propia concepción de

un mensaje cuestionador de la sociedad. A mediados de la década del setenta se inicia otro tipo de producción buscando mejoras en la concepción, forma y lenguaje, pero requiriendo mayores recursos económicos y técnicos con lo cual aparecen necesidades financieras mucho mayores. Incluye cortos institucionales por estar comprendidos en la categoría autoral que sirvió de base para el trabajo. Destaca la importancia cualitativa y cuantitativa de la producción de cortometrajes venezolanos, pues busca representar un retrato de la

En: No Categorizado
Permaenlace: tesis de grado
Comentarios: 0
Leído 818 veces.


Página 1 de 1. Total : 1 Artículos.

yorfran jonhatan aguirre

CARACAS, DISTRITO CAPITAL, Venezuela

Mi perfil Completo


Martes, 25 Octubre 2011

Mis enlaces

Buscar



Blog Gratis para humanos.